Talajara 2013

Para mí todo empezó hace dos años con la tontería de que era una ruta de nuestra ciudad y ¿Por qué no íbamos a hacerla? aunque ya nos conociésemos los caminos. Y así desde 2011 Talajara se ha convertido en un clásico que hay que hacer te guste o no y es ya una de las mejores marchas a nivel nacional. Todo hay que decirlo que el estilo de marcha del Talajara no es de los nuestros, pero oye… es de aquí.

Este año personalmente iba más preparado que los demás para la ruta de 125 a la que fuimos Josué y un servidor. Abel y Dani se apuntaron a la de 80. Llevábamos a nuestras espaldas la “bike weekend” y la “crujebielas” y aunque la semana del talajara no nos permitió rodar para calentar piernas por las lluvias la cosa pintaba mejor que otros años.

A las 9 se dio la salida (otra cosa no, pero puntualidad nos sobra!!) y antes de salir de Talavera por la universidad  todos los “pros” que iban a batir tiempos con sus 29” estaban en cabeza. Había llovido bastante fuerte los días anteriores y eso unido a los cultivos de regadío que hay entre Talavera y Calera hizo que nos encontrásemos con los típicos charcos en los primeros 20 km del Talajara (los únicos realmente complicados). Los siguientes 40 km a partir de Calera y Chozas os los podéis imaginar, de grupo en grupo por la vía verde, cogiendo ruedas para no gastar fuerzas, haciendo amigos, divirtiendonos con las locuras de los caleranos del 100 pies (que no se como lo hacen pero siempre te los encontrabas por toda la marcha). Alguna que otra caída por despiste y poco más nos ofrece la vía verde.

En el kilómetro 56 último avituallamiento de la vía verde en la estación de Campillo de la Jara, un par de fotos y como cabras hacia el monte!!. Nos encontramos enseguida con subidas suaves hasta llegar una “pared” donde había que poner plato pequeño si no te querías cargar mucho las piernas, aquí ya algunos empezaban a bajarse de la bici. Tras esto llegamos, en el kilómetro 70, a Buenasbodas al avituallamiento donde nos refrescamos, cargamos las pilas y nos fuimos derechos hacia Alcaudete de la Jara pasando antes por un cuestón con un desnivel del 17% y más largo de lo que recordaba. Otros años había mucha gente y se hacía imposible subirla entera, pero este año (aún no sé por qué) había mucha menos gente apelotonada lo que nos permitió (a mí al menos) subirla del tirón.

Una vez superado lo más difícil sólo nos quedaban 10 kilómetros interminables y aburridos llaneando por caminos muy irregulares y con muchas piedras hasta empezar nuestro descenso a Alcaudete de la Jara donde nos esperaban las famosas migas.

Algún pinchazo que otro fue apareciendo en las piernas a medida que nos acercábamos al Membrillo, cosa que hizo que bajase el ritmo más de lo normal para evitar males mayores. Del Membrillo (último avituallamiento) hasta Talavera que os voy a contar a los talaveranos que no sepáis. Caminos anchos bien arreglados este verano, un par de subidas y la bajada del “mecachón” donde los más avispados aprovechamos para adelantar a unos cuantos (Es lo que tiene conocerse el mecachón como la palma de tu mano). Un poco de llaneo y llegamos por fin a la meta con 6:40 a nuestras espaldas y contento por rebajar tiempo de años anteriores.

Os dejamos como siempre el track y algunas fotos.

TRACK

Distancia total: 123.3 km
Descargar

FOTOS

[Not a valid template]
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS